Regístrate aquí

Guía práctica para que aprendas a valorar la plata

¡Cuántos de vosotros habéis visto como una pieza de gran valor histórico ha pasado de generación en generación… hasta que llega a vuestras manos! Es entonces, y dejándonos de tonterías, cuando uno se pregunta… – y bueno… ¿esto qué valor tendrá?, sin embargo, si ya hablamos de la complejidad de hacerlo con una pieza de creación moderna ¿cómo será el de un objeto de extendida edad? ¿no?

Determinar la validez de una antigüedad, ya sea del tipo que sea, es cuanto menos costoso, y lo mismo pasa con una bandeja de plata. Calcular su precio, cotización o calidad suele ser una tarea muy relativa puesto que intervienen muchos tipos de factores tales como el tiempo, costes de producción, contexto cultural, imposición social, atractivo… en definitiva, parámetros de distinta índole ¿qué hacer entonces?

Pues bien, existen una serie de consejos muy útiles (de ahí este artículo) que te ayudan a aproximar el valor y concienciarte de que las buenas piezas de plata merecen un análisis exhaustivo.

 ¿Preparados para hacer el testeo?

  1. Busca la versión oficial

¿Qué queremos decir con esto? Pues muy fácil, debéis buscar la marca de autenticidad, es decir, el sello que certifica la calidad de la pieza, ¿cómo? dándole la vuelta a la bandeja o pieza para buscar la marca. Que solo haya una eso no significa que sea más o menos importante ya que puede tener varias, bien por los lados o en las esquinas.

Asimismo, deberéis encontrar las señales adecuadas, imágenes características, números y letras identificativos… porque gracias a esa información hará que puedas determinar el valor de tu bandeja de plata, pero recuerda este no es el único paso a tener en cuenta. Por supuesto, bajo cualquier duda, lo más importante es que llaméis a alguno de nuestros expertos, ellos os ayudarán a acabar de tasar la pieza.

 

     2. Determina el salto de calidad

Con este punto simplemente lo que queremos es que tengáis presente una versión de la alta cuna de la plata; la esterlina. Esta tipo es el que más valor tiene en el mercado y se representa con el número “.925” (con el punto al principio del mismo). 

De modo que ya sabéis que con este sello encontraréis muchas más posibilidades de aumentar el precio de venta.

 

       3. Encuentra a sus “antepasados”

Quizás esta expresión suene un poco rara, pero estaréis de acuerdo con nosotros que la edad de una bandeja es fundamental para acreditar su coste, y por ello es importante que te informes cuánto más sobre la que quieras analizar.

Hay muchas posibilidades, y entre ellas se encuentra la marca de autentificación, cosa que deberías comparar con otras bandejas del estilo y que figuren en una guía oficial, que bien puedes encontrar en las páginas web, o en los libros, y es que no es lo mismo una bandeja de 50 años que de 100. De nuevo, un experto podrá evaluar mejor este punto, ya que es de los más complicados.

 

       4. Revisa los daños

Debéis evaluar los daños para saber si existe algún tipo de deterioro, como golpes, abolladuras o evidencias de soldaduras mal ejecutadas… ya que eso será determinante a la hora disminuir su valor.

De modo que fijaros al máximo en todos los detalles para así no cometer ninguna equivocación a la hora del análisis.

      5. Aprende de la historia

Un dato relevante a saber es la fecha de creación de tu bandeja, no importa la fecha exacta, con solo el siglo bastaría para que entiendas que aquellas producidas en el siglo XIX, por regla general, suelen estar fabricadas en plata de menor calidad, normalmente de cobre bañadas con una fina capa de plata. 

 

       6. Valora su peso en plata

¡Y nunca mejor dicho! Y es que cuanto más pese una bandeja más coste tiene, y eso es una realidad. Para ello también es crucial, como hemos dicho antes, tener muy en cuenta la fecha de creación, y por supuesto el estilo.

Por ejemplo, la época de producción es determinante para saber el precio de tu bandeja; aquellas fabricadas con líneas muy rectas y predecibles suelen ser del siglo XX, y por lo tanto tienen menos valor, que aquellas con bordes curvos y sinuosos que pertenecen más bien al siglo XIX, y por ende a un precio mayor.

Tampoco dudes en consultar los balances entre la oferta y demanda, los costes de venta que existen en las diferentes casas de subastas o joyerías, ya que son datos que te ayudarán a la hora de determinar mejor lo que vale tu bandeja de plata. 

¿Quieres vender piezas realizadas en plata?

Formulario tasación